¿Es Tu Jefe Un Gran Líder?

0

¿Es Tu Jefe Un Gran Líder?

Fuente: Express Employment Professionals, Moving On Up sitio: http://blog.expresspros.com/movinonup/


Difícil de ganar y fácil de perder, la confianza y el respeto son dos de las características más importantes de un gran liderazgo. Los trabajadores miran a sus líderes en busca de orientación y señales de comportamiento que influyen en la forma en que reaccionan a una situación determinada. Entonces, la confianza que una fuerza de trabajo tiene para las personas a cargo impacta en gran medida la productividad.
De hecho, según el Informe de Satisfacción y Compromiso de los Empleados de la Sociedad para la Gestión de los Recursos Humanos (SHRM) 2017, el 61% de los empleados dijo que la confianza en la gerencia es muy importante para su satisfacción laboral. Aún más llamativo, solo el 33% dijo que estaba “muy satisfecho” con el nivel de confianza en su organización en general.
Entonces, ¿qué se necesita para ganarse la confianza y el respeto de los empleados? Echa un vistazo a estas cinco cualidades importantes y avísanos si tu jefe (o jefe anterior) tiene lo que se necesita.
Dejan la puerta abierta
La comunicación libre y abierta es esencial para generar confianza y respeto. Las políticas de puertas abiertas toman muchas formas, pero fomentar un ambiente donde los empleados se sienten seguros al enfrentarse con inquietudes en el lugar de trabajo, nuevas ideas o incluso críticas constructivas demuestra que un líder es receptivo y genuinamente interesado en comprender la situación en la primera línea del negocio.
Ellos creen que la consistencia es clave
Desde cómo un líder reacciona ante los desafíos del proyecto hasta cómo reprende a los empleados individualmente, la consistencia en las palabras y las acciones es una parte importante de la construcción de la confianza. Los mensajes inconsistentes y el comportamiento impredecible harán que los empleados sientan que no pueden depender de un líder para tomar decisiones justas y honestas en situaciones difíciles.
Se ensucian las manos
Hay pocas maneras mejores para que un líder genere confianza y respeto que arremangarse y saltar a las trincheras con los empleados. Demostrar que no tienen miedo de salir al frente y ensuciarse las manos crea un vínculo a través de la experiencia compartida y les recuerda a los trabajadores que han estado allí y que han caminado personalmente algunas millas en sus zapatos.
Confianza en sus decisiones
La fortaleza mental y la resolución crean confianza entre los empleados. La toma de decisiones poco exigente y la incertidumbre cuando las cosas se ponen difíciles provocan dudas, y cuando el equipo no está completamente detrás de su líder, seguramente se producirá un colapso en la comunicación y la productividad.
Comparten su sabiduría
A medida que el hierro agudiza el hierro, una persona agudiza a otra: los líderes que dan voluntariamente su tiempo y experiencia para formar la próxima generación ganan confianza y respeto de las personas que dirigen. No solo establecen el estándar para el liderazgo futuro, sino que también dejan un legado que vale la pena celebrar.
La productividad y el éxito de la fuerza de trabajo depende en gran medida de los ejemplos establecidos por los jefes de la empresa u organización. Crear confianza no ocurre de la noche a la mañana, pero los líderes que invierten el tiempo para fomentar un ambiente de trabajo positivo basado en el respeto mutuo serán recompensados con empleados más comprometidos y leales a su compañía.