Feliz Día de las Madres

6

Feliz Día de las Madres

María Elena Centeno, Entrenadora motivacional

Prometí para esta edición desarrollar el ejercicio de la comunicación, sin embargo, es necesario hacer un paréntesis para hablar de un hecho histórico y  trascendental, como es, la celebración del Día de las Madres que en varios países del mundo se celebra el segundo domingo de mayo y en muchos otros en diferentes fechas. Lo cierto es que la celebración del Día de las Madres se remonta y se debe a la época de los romanos y griegos, a la adoración de los dioses y vírgenes, al hecho de compartir los domingos, e incluso  a un proyecto de ley.

En fin, los antecedentes que dan origen a esta celebración la convierten en algo relevante y aunque en el transcurrir del tiempo se modifican y tergiversan los hechos, las razones y los orígenes hasta convertirse en una gama de significados distintos para cada cual, no deja de ser algo grandioso.

Las palabras que vienen a continuación, además de celebrar el Día de las Madres, pretenden llamar la atención  para  reflexionar. Tener un hijo es una gran responsabilidad, responsabilidad que aún hoy, no terminamos de entender, no nos capacitamos  para tenerlos, pero más y más hijos traemos al mundo. Por ello me disculpo, por no limitarme a las alabanzas y halagos. Pero es que ser madre, va más allá.

Hablar de la Madre, es como tener entre las manos el plumaje de un pavo real, deshojar una margarita, o sostener en el puño un poco de arena muy fina. Es algo delicado, sobre todo cuando se trata de decir algo con motivo de una celebración.

Es tan difícil saber cuán grande y honesto puede ser el amor de una Madre por su hijo… No obstante, esta felicitación se impone a aquellas mujeres que con gran  responsabilidad, honestidad e integridad saben desde el fondo de su conciencia y de su corazón que merecen una celebración.

Feliz día para ti, mujer, que todos los días sabes lo que tienes que hacer, a ti mujer que  alimentas, vistes, educas y amas a un ser que depende de ti, sólo de ti. A ti, mujer, cuyo amor te indica que a un hijo se le lleva de la mano por la vida con guantes de seda, y no tirando de un  látigo.

Hoy, más que nunca, ser Madre es una tarea ardua, tanto que no podemos permitir  que nuestra labor sea desplazada por las computadoras, porque de ser así, el mundo moderno nos obligaría a celebrar el Día de las Madres a la electrónica.

Se es Madre por diversas razones, pero más importante que la razón es el corazón, el sentimiento; es la obligación y el deber ser, para enfrentar el hecho de serlo,  indistintamente de cualquier razón, fue tu elección.

Una Madre es todo lo que un hijo tiene en sus primeros años de vida. Por eso a un hijo  se le atiende, no se le ignora; se le educa, no se le impone;  se le escucha, no se le grita; se le valida, no se le cuestiona. Sencillamente a un hijo se le quiere, porque es inaudito hacer lo contrario con un ser que no puede defenderse  y que sólo te tiene a ti.

Hablar de la Madre, sin herir susceptibilidades, es casi imposible.  Lamentablemente, nunca hemos recibido educación para ello, hemos olvidado el papel de una Madre dentro del contexto social, e ignoramos que somos como un arquitecto que  diseña la mayor parte de la sociedad. Y es que, cuando se es Madre, nada es suficiente. Hay que abarcar muchas cosas. Es un trabajo infinitamente agotador y gratificante que pone sobre nuestros hombros el éxito o el fracaso de nuestros hijos.

Una Madre debe estar atenta al más mínimo indicador de que en su trabajo hay una falla y de no justificarse consigo misma.

Los hijos se aman desde antes de nacer y se educan desde la cuna.

Ser Madre es un papel hermoso, importante y único de representar. Con ellas, el mundo es un mejor lugar.

¡FELIZ DÍA PARA TI MUJER, EN EL DIA DE LAS MADRES!

SHARE
Previous articleMADRES EXITOSAS
Next articleQue Hay en Florida